martes, 26 de febrero de 2013

Cifras y estadística, ¿qué sabemos sobre la violencia contra la mujer en la pareja?



Esta semana hemos vivido una verdadera tormenta mediática derivada de las afirmaciones que Toni Cantó, diputado por UPyD, realizó  a través de su cuenta en Twitter, (@Tonicanto1): “La mayor parte de las denuncias por violencia de género son falsas. Y los fiscales no las persiguen. Las estadísticas son sesgadas.”

Y siguió afirmando: “Sabías que un tercio de las muertes por violencia doméstica en España son hombres?”; “Sabían q UE paga 3.200 euros por cada denuncia por malos tratos? Desde 2004 nos han entrado asó 2.080.000.000 eu. Qué gobierno renuncia a eso?”; “Ah…datos sacados del INE. Instituto Nacional de Estadística”; “Hablas de denuncias falsas y te dicen que no te importan las muertes de mujeres o te llaman maltratador. Ese es el nivel en nuestro país”; para, por fin, afirmar: “Los datos  que acabo de tuitear han sido proporcionados por FEDER.GEN (Federación de afectados por las leyes de género)”

Como criminólogos, creemos que estamos obligados a responder a estas afirmaciones de la mejor manera que sabemos: con rigor y avalados por la mejor evidencia empírica disponible.
 En primer lugar, “La mayor parte de las denuncias por violencia de género son falsas. Y los fiscales no las persiguen. Las estadísticas son sesgadas.”:
Ciertamente, las estadísticas son sesgadas. En materia de delincuencia, todas los son. La llamada “cifra negra” es una realidad, y por desgracia nos es imposible conocer el alcance real de los fenómenos. Pero, ¿son la mayoría de las denuncias falsas? Veamos:

Los datos que el diputado Cantó refirió, según él mismo refirió en Twitter, pertenecen a la Federación de Afectados por las Leyes de Género (FEDERGEN). No obstante, los datos que aparecen en su web (http://www.federgen.org/datos.html) sólo hacen referencia a “muertes de hombres y mujeres por violencia doméstica en España”, según su web. No hay nada en esos datos que permita afirmar que “La mayor parte de las denuncias por violencia de género son falsas. Y los fiscales no las persiguen”.

Tampoco, a la luz de esos datos, es posible afirmar que, en clave de violencia en el ámbito de la pareja, “un tercio de las muertes por violencia doméstica en España son hombres”, ni tampoco que “Sabían q UE paga 3.200 euros por cada denuncia por malos tratos? Desde 2004 nos han entrado así 2.080.000.000 eu”.

Tuitea el diputado Cantó que “Ah…datos sacados del INE. Instituto Nacional de Estadística” aunque después nos dice que “Los datos  que acabo de tuitear han sido proporcionados por FEDER.GEN (Federación de afectados por las leyes de género)”. En este sentido, cuando citamos una fuente debemos indicar, como mínimo, la publicación a la que se hace referencia (no sólo la institución). Más allá de que no se hace referencia a la fuente, cuando nos envía a la segunda fuente observamos que ésta tampoco utiliza datos del INE, sino de los anuarios estadísticos del Ministerio del Interior, el CGPJ (Consejo General del Poder Judicial), MI (¿Ministerio de Igualdad?) y Centro Reina Sofía. Posiblemente ha sido fruto de la inmediatez de la red social y de la falta de asesoramiento criminológico.

Si como criminólogos abogamos por el uso de encuestas de victimización y autoinforme para poder acercarnos a la realidad existente,  ¿por qué nadie acude ni siquiera a las estadísticas oficiales? Aun con sus limitaciones y sesgos, debemos utilizarlas, como muestra, un botón: la web del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad pone a disposición sus estadísticas aquí: http://www.msc.es/ssi/violenciaGenero/portalEstadistico/home.htm
Los datos del último informe están actualizados a febrero de 2012; también existen fichas resumen actualizadas en 2013.
Si quieren más estadísticas oficiales para consultar, aquí les enlazamos datos de la Fiscalía (http://t.co/JTnHRh89BS) y del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género y el Consejo General del Poder Judicial (http://www.uji.es/bin/organs/ui/docs/ecgpj11.pdf).

El problema, como han manifestado fuentes del propio Ministerio de Sanidad en prensa, puede ser que el 80% de las mujeres víctimas de violencia de género no denuncia. Pero, nuevamente, debemos decir que no existen estudios victimológicos en España a nivel nacional, como sí ocurre en otros países. Estos estudios pueden poner de relieve las discrepancias entre estadísticas oficiales y datos referidos por las víctimas, es decir, nos permitirá aproximarnos a la cifra negra. En este sentido los criminólogos nos ponemos a disposición del Ministerio de Sanidad, Ministerio de Justicia y Ministerio del Interior para realizar un estudio victimológico serio y riguroso con instrumentos validados internacionalmente.

“Hablas de denuncias falsas y te dicen que no te importan las muertes de mujeres o te llaman maltratador. Ese es el nivel en nuestro país”, afirma el diputado Cantó. Hablar de denuncias falsas es muy conveniente, ya que permite que los recursos de las diferentes administraciones sean gestionados de manera eficiente y, al mismo tiempo, se mejora la cobertura de las víctimas, ya que no se pierden en el camino recursos necesarios. Sin embargo, antes de “hablar” debemos documentarnos. 

No entraremos en discusiones de carácter científico acerca de qué es y qué no es violencia de género, o de si el término es adecuado o no. De lo que se trata es de los datos, de su utilización correcta y de su sometimiento al rigor científico. Y eso es algo de lo que en este país escaseamos, especialmente en materia de delincuencia. 

Generalmente, el fenómeno delictivo en general, y el de la violencia en la pareja –de género, si se desea- en particular, se somete a análisis en platós de televisión, en radios y/o periódicos obviando en la mayoría de los casos el conocimiento científico. En el caso de la televisión, el problema se agrava, en tanto discuten tertulianos con escasa o nula formación criminológica, jurídica, psicológica o sociológica. Y este es el nivel de nuestro país.

Que tengamos constancia, el Parlamento en el cual usted es diputado no  ha solicitado la comparecencia de  ningún experto criminólogo para aportar datos empíricos, en uno u otro sentido, en materia de violencia en la pareja. Tampoco en materia de cualquiera de las reformas legislativas referentes a la Justicia, la delincuencia y otros ámbitos en los que la Criminología Científica tiene cosas, muchas y muy reveladoras, que decir. Volvemos a repetir que estamos a la entera disposición del Parlamento en este sentido, como sí ocurre en otros países de nuestro entorno.

Recogiendo el guante que lanza en el programa de Antena 3 TV, Espejo Público, estamos de acuerdo con usted en que es necesario evaluar la llamada Ley Integral de Violencia de Género: debemos saber qué funciona, qué no funciona y qué es posible mejorar. También es necesario debatir las terminologías y, si procede, por qué no, ampliar a los hombres la cobertura legal. También, coincidimos, es necesario conocer la cifra de denuncias falsas: resta recursos y es, cómo no, un hecho delictivo. Pero también la tasa de no-denuncia.

En definitiva, es necesario debatir de nuevo, sin ambages, sin prejuicios, y llegar a acuerdos, pero no sólo a nivel político: la comunidad científica de este país es necesaria para ustedes, los gestores de lo público. Y aún les estamos esperando. Aumentemos el nivel de nuestro país.

Nahikari Sánchez, Pedro C. Torrente y Abel González.
Federación de Asociaciones de Criminólogos de España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario